Mensaje de Bienvenida.


Los hombres todos nacemos hermanos; y la diferencia de las lenguas que hablamos, de las ropas que vestimos, del país que habitamos y del puesto en que nos hayamos colocados, es puramente accidental y de ningún momento: El mundo entero no es más que una gran unión, de la cual cada nación es una familia y cada individuo un hijo.

La masonería no está restringida a ningún país en particular, donde haya hombres libres y de buenas costumbres allí ella florece y es un lenguaje universal, en consecuencia; el distante hermano chino, el hermano árabe y el hermano americano, admitirá al hermano español, británico, francés, alemán, etc. sin más diferencia que la condición de anfitrión y viceversa, además del vinculo común de la humanidad hay una obligación más fuerte que le induce a las obras benéficas y amistosas.

Así mediante el influjo de la masonería, la cual es reconciliable a la mejor política, se evitan todas aquellas alteraciones que hacen amarga la vida y serena el espíritu del hombre; mientras el bien general y el común designio del arte se prosiga con celo.

La práctica de nuestro arte - a quien nos desmaya ni se convierte esclavo de sí mismo- provee los principios universales del arte de unir a los hombres de los dogmas más opuestos, de los países más lejanos y de las opiniones más contradictorias con un lazo indisoluble de afecto, de modo que en todas las naciones un Masón encuentra un amigo y en todos los climas una patria.

Respetable logia simbólica Lautaro 41


domingo, 14 de febrero de 2016

La masonería española se sacude el misterio

Reportaje de Prensa: "Hoy se calcula que son unos 3.000 (la mayoría en la GLE), más del doble que hace 25 años, aunque muy lejos de las cifras que se manejan en los países en los que nunca fueron perseguidos (en EEUU han perdido muchos miembros desde los años 60 pero aún hay más de un millón de masones). Leer más: La masonería española se sacude el misterio. " El Confidencial.