Mensaje de Bienvenida.


Los hombres todos nacemos hermanos; y la diferencia de las lenguas que hablamos, de las ropas que vestimos, del país que habitamos y del puesto en que nos hayamos colocados, es puramente accidental y de ningún momento: El mundo entero no es más que una gran unión, de la cual cada nación es una familia y cada individuo un hijo.

La masonería no está restringida a ningún país en particular, donde haya hombres libres y de buenas costumbres allí ella florece y es un lenguaje universal, en consecuencia; el distante hermano chino, el hermano árabe y el hermano americano, admitirá al hermano español, británico, francés, alemán, etc. sin más diferencia que la condición de anfitrión y viceversa, además del vinculo común de la humanidad hay una obligación más fuerte que le induce a las obras benéficas y amistosas.

Así mediante el influjo de la masonería, la cual es reconciliable a la mejor política, se evitan todas aquellas alteraciones que hacen amarga la vida y serena el espíritu del hombre; mientras el bien general y el común designio del arte se prosiga con celo.

La práctica de nuestro arte - a quien nos desmaya ni se convierte esclavo de sí mismo- provee los principios universales del arte de unir a los hombres de los dogmas más opuestos, de los países más lejanos y de las opiniones más contradictorias con un lazo indisoluble de afecto, de modo que en todas las naciones un Masón encuentra un amigo y en todos los climas una patria.

Respetable logia simbólica Lautaro 41


Constitución de York

R.·.L.·.S.·. Lautaro 41




A L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.

                                               Constitución de York, 926 e.·.v.·.

LEYES U OBLICACIONES PRESCRITAS A LOS HERMANOS MASONES POR EL PRINCIPE EDWIN

INVOCACIÓN:

"Que el Soberano Poder del Dios eterno, Padre y Creador del Cielo y de la Tierra, la sabiduría de su verbo y su influencia, sean con nuestra empresa y nos haga la gracia de conducirnos de modo que merezcan su aprobación en esta vida y obtendremos después de nuestra muerte la vida eterna".
 
 
1.- Vuestro primer deber es honrar a Dios y observar sus leyes, porque son preceptos divinos, a los que todo el mundo debe obediencia. Por eso debéis evitar las herejías y no ofender a Dios.
 
2.- Seréis fieles a vuestro rey, y en cualquier parte en donde os encontréis, os someteréis lealmente a la autoridad. Evitad siempre cometer el crimen de alta traición, y si la descubrís, denunciadlo al rey.
 
3.- Estad siempre presto a auxiliar a los otros a quienes os unen lazos de una verdadera amistad, sin que para ello sirva jamás de obstáculo la diferencia de religión o de opinión.
 
4.- Debéis ser fieles, principalmente los unos respecto de los otros, comunicaros los descubrimientos que hagáis en vuestro arte, y ayudaros mutuamente; no calumniaros; y proceded como queráis que procedan con vosotros. Si llegara a suceder que un hermano faltase a sus deberes con otro hermano o con persona cualquiera, o se hiciese culpable de cualquiera otra falta, todos deben ayudarle a reparar el mal y a corregirse para lo sucesivo.
 
5.- También debéis conformaros exactamente con las decisiones y disposiciones acordadas en las logias, y no confiar a ninguno que no sea de la hermandad, sus signos particulares.
 
6.- Que cada uno por sí se abstenga cuidadosamente de toda deslealtad, porque el honor y la fidelidad son indispensables para el sostenimiento de la asociación, y una buena reputación es un gran bien y es necesario no perder de vista también el interés del señor y del maestro a quienes sirváis, y terminar siempre convenientemente las obras que os encarguen.
 
7.- Es indispensable también pagar íntegramente lo que debáis, y sobre todo no adquirir jamás deuda que comprometan el honor de la hermandad.
 
8.- Recordad siempre que ningún maestro debe emprender un trabajo si no se siente capaz de ejecutarlo; porque causaría el mayor perjuicio al arte y a la asociación. Todo maestro debe siempre ganar lo suficiente para que él viva y pueda pagar sus obreros.
 
9.- Ninguno debe tratar de suplantar a otro, porque es necesario dejar a cada uno el trabajo que haya podido procurarse, al menos que se reconozca que es incapaz de ejecutarlo.
 
10.- Ningún maestro debe admitir a un aprendiz, si no se compromete a trabajar por espacio de siete años; y para recibirlo debe contar con la aprobación de los hermanos.
 
11.- Para que un maestro o un compañero pueda presentar a una persona, es necesario que esta persona haya nacido libre, que tenga una reputación intachable, que tenga capacidad y que los conserve todos.
 
12.- Se recomienda muy eficazmente a todos los compañeros que no critiquen el trabajo de los otros, aunque no sepan ejecutarlo tan bien como ellos.
 
13.- Todo maestro debe someterse a las observaciones que le haga el director general de las obras; y los compañeros deben tener en cuenta las que les dirijan los maestros.
 
14.- Todos los masones deben obedecer a sus superiores y estar prontos a hacer cuento le ordenen.
 
15.- Todo masón debe acoger cariñosamente a los compañeros que lleguen del continente, y les hagan las señales y signos de reconocimiento. Debe cuidar de ellos como está mandado, en el momento que llegue a su noticia su desgracia.
 
16.- Ni los maestros ni los compañeros deben dar entrada a las logias al que no haya sido recibido masón; ni debe enseñarle el arte de la forma, ni dejarle trabajar la piedra, ni utilizar la escuadra, ni indicarle su uso.
 
"Estas son las obligaciones que es bueno y útil observar. Lo que en lo sucesivo se considere también útil y bueno, deberá ser registrado por los superiores, dando conocimiento de ello, en las prescripciones nuevas que se adopten".