Mensaje de Bienvenida.


Los hombres todos nacemos hermanos; y la diferencia de las lenguas que hablamos, de las ropas que vestimos, del país que habitamos y del puesto en que nos hayamos colocados, es puramente accidental y de ningún momento: El mundo entero no es más que una gran unión, de la cual cada nación es una familia y cada individuo un hijo.

La masonería no está restringida a ningún país en particular, donde haya hombres libres y de buenas costumbres allí ella florece y es un lenguaje universal, en consecuencia; el distante hermano chino, el hermano árabe y el hermano americano, admitirá al hermano español, británico, francés, alemán, etc. sin más diferencia que la condición de anfitrión y viceversa, además del vinculo común de la humanidad hay una obligación más fuerte que le induce a las obras benéficas y amistosas.

Así mediante el influjo de la masonería, la cual es reconciliable a la mejor política, se evitan todas aquellas alteraciones que hacen amarga la vida y serena el espíritu del hombre; mientras el bien general y el común designio del arte se prosiga con celo.

La práctica de nuestro arte - a quien nos desmaya ni se convierte esclavo de sí mismo- provee los principios universales del arte de unir a los hombres de los dogmas más opuestos, de los países más lejanos y de las opiniones más contradictorias con un lazo indisoluble de afecto, de modo que en todas las naciones un Masón encuentra un amigo y en todos los climas una patria.

Respetable logia simbólica Lautaro 41


La Masonería

R.·.L.·.S.·. Lautaro 41


¿Qué es la Francmasonería?

La Francmasonería o Masonería es una de las más antiguas fraternidades iniciáticas que tiene como fundamento la creencia en un Ser Supremo, expresado bajo el nombre de Gran Arquitecto del Universo. Como Orden iniciática Tradicional que busca el perfeccionamiento del ser humano, consiste en la transmisión y enseñanza de un método, el ritual y simbólico, por cuyo conocimiento y asimilación el masón está en condiciones de aplicarlo a sí mismo y a su entorno social.

La Francmasonería acoge en su seno sólo a hombres libres, mayores de edad, respetables e independientes, solo dependientes de su conciencia y dedicados a poner en práctica un ideal de paz, amor y fraternidad, preocupados en su perfeccionamiento moral así como el de la Humanidad entera. No es una religión, una escuela filosófica, un club, una ONG, una organización metapolítica, una sociedad secreta, ni tampoco una sociedad con secretos. Podemos reconocer algunos rasgos y aplicaciones de estos aspectos en nuestra Fraternidad, pero ninguno de ellos es definitorio en su totalidad de lo que es la Francmasonería. En todo caso se articulan radialmente en torno a lo esencial de la Orden: su sustancia, la hermenéutica de su transmisión y finalidad iniciática.

La Francmasonería deviene en una Institución universal, ética, filosófica e iniciática, que persigue un ideal realizable fundado sobre la razón, la educación, y el trabajo constante y paciente.

La Masonería exige a todos sus miembros el respeto a las opiniones y creencias ajenas y evita toda discusión política o religiosa a fin de constituir un centro permanente de unión fraternal, donde reina una comprensión tolerante y una fructífera armonía entre los hombres. Los masones nos reconocemos entre nosotros como hermanos y consideramos nuestra asociación, libremente consentida a título individual, como una alianza de hombres libres que desean progresar y desarrollarse interiormente en base a unos principios universales.
   Fuente: Gran Logia de España